Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

Una Oportunidad Práctica y Bonita de Compartir la Palabra de Dios en Tu Comunidad

Quizás en este momento, no puedes darle miles de dólares a tu iglesia como ofrenda para facilitarle los proyectos de evangelización. Quizás nunca se te presentará la oportunidad de doctrinar a miles de personas y hablarles de la bondad de Dios.

Dios nos llama a todos a reflejar y ejemplificar su reino en nuestra vida (Efesios 5:1). Pero para la mayoría de nosotros, esa llamada no es pública, sino privada. Eso es buenísimo—aunque no prestemos mucha atención a los actos de fe más pequeños y comunes que llevamos a cabo para servir a los demás, Dios se fija mucho en esos actos de sus Hijos.

Jesús levantó la mirada y vio a los ricos poniendo sus ofrendas en la caja del dinero del templo. También vio a una viuda pobre que estaba dando dos pequeñas monedas de cobre como ofrenda. Entonces Jesús dijo:

—En verdad les digo que esta pobre viuda dio más que todos los demás. Porque todos ellos dieron de lo que les sobraba, pero ella, a pesar de su pobreza, entregó todo lo que tenía para vivir. – Lucas 21:1-4 (PDT)

Desde hace quince años, Lucia y yo hemos donado sangre de buenísima gana en el centro de sangre local. Donamos sangre cada 56 días. Nos anima mucho asegurarnos de que nuestra sangre ayudará a alguien que la necesite.

También nos fascina saber que nuestra sangre está fluyendo por las venas de otra persona. Bien, pensar así es un poco raro, pero todavía me fascina!

También hay una analogía espiritual en lo tocante a este acto pequeño de bondad—nuestro Salvador dio/”donó” su sangre para redentar a los demás. Cada pinta de sangre que donamos está acompañada por una reza, a fin de que el destinatario desconocido sea bendita por este “regalo de vida.”

Reflejar la Palabra de Dios en Tu Vida

Te imploro que estés alerto—pídele con frecuencia a Dios que te depare perspicacia, y que te presente la oportunidad de ejemplificar al Cristo en tu comunidad.

Te aseguro que si rezas por esta perspicacia y esta oportunidad de compartir el amor de Dios con los demás, tu red de evangelización personal será más extensiva de la que te imaginas.

Con mucha frecuencia otras personas me preguntan <¿Cómo reflejamos la Palabra de Dios en nuestras vidas diarias?> Ésta es una opción—dónale sangre a otra persona.

Hay ciertas personas que no pueden donar sangre por razones médicas, pero la mayoría de las personas sí la pueden donar. ¿Consideras la posibilidad de donar sangre y plaquetas en un centro de sangre local? Haz un clic en American Red Cross para buscar el centro de sangre más cercano.

Así que sean imitadores de Dios, pues ustedes son sus hijos amados. – Efesios 5:1 (PDT)

 

Filed Under:
Tagged: