Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

¿Sabe Tu Marido que Tú Lo Apoyas?

Los maridos

son personas frágiles.

Aunque parezcamos ser fuertes y apáticos, esas características exteriores ocultan con frecuencia lo que sentimos realmente.

En la realidad, tenemos egos sensibles y precisamos del amor y del apoyo de nuestras esposas.

¿Esto lo saben las esposas?

Me pregunto si las esposas se han enterado de cuánto las necesitan los maridos.

Sigue leyendo.

Voy a revelarte el secreto más precioso del “código del hombre.”  Después de crear al hombre, Dios declaró que también crearía a una mujer, la que acompañaría al hombre.  Entonces la creación de la mujer se llevó al cabo porque según Dios, no era bueno que el hombre se quedara solo (Génesis 2:18).

La declaración <no es bueno que [el hombre] se quede solo> implica cuánto necesitan [los maridos] a las esposas.  Hoy en día la mayoría de los hombres son demasiado arrogantes para admitir que sí precisan del amor y del apoyo de su esposa.  Estos hombres han rechazado la imagen bíblica del hombre para abrazar el concepto cultural del “hombre ideal.”  Según la sociedad seglar, el “hombre ideal” es independiente; no necesita ni relaciones personales ni amistades.

Por independientes que sean los hombres de hoy, no cabe duda de que quedarse solo es desagradable.  De hecho, una de las razones más importantes por las cuales los hombres deciden casarse es la búsqueda del compaderismo.  Los hombres necesitan a las esposas.  Tu marido no es tan independiente como piensa y a veces tu marido se muestra más independiente de lo que es para impresionar a los demás.  Pero al dejar de aceptar la idea seglar del “hombre ideal,” tu marido te dice cuánto te necesita y cuánto desea recibir tu amor y tu cariño.

Los maridos pueden parecer ser fuertes y [a veces] desordenados.  Eso es una fachada.  Si ves más allá del exterior de tu marido, te enterarás de que tu marido no es un hombre independiente, sino un niño sensible que necesita tu amor y tu apoyo.  Tu marido quiere que lo cuides; quiere asegurarse de que tú lo apoyarás.

  • ¿Apoyas a tu marido?
  • ¿Respetas a tu marido?
  • ¿Te gusta tu marido?
  • ¿Sabe tu marido que te gusta?
  • ¿Le muestras tu carino y tu agradecimiento a tu marido con regularidad?

 

 

Dios nos apoya porque somos hijos suyos

¿Apoyas a tu marido? Apoyar a tu marido es una manera de demostrarle amor.  Este apoyo también sirve de herramienta para ayudarte a aplicar la palabra de Dios a tu matrimonio.  Como esposa, debes imitar el carácter de Cristo apoyando a tu marido (Efesios 5:1).

¿Pues qué diremos a esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros? – Romanos 8:31(PDT)

Dios te apoya.  Piénsatelo.  ¿Cómo te sientes al asegurarte de que Dios siempre te apoya?  Este tipo de apoyo debe encontrarse en su matrimonio.  En otras palabras, el tratamiento que recibes de Dios debe ser el que le das a tu marido—debes apoyarlo.

Antes de decirte que Dios te apoya [a través de Romanos 8:31], el Apóstol Pablo mencionó también varias maneras en que Dios te apoya.  El Apóstol Pablo no sólo declaró que Dios nos quiere, sino que también describió el amor demostrado por Dios a sus hijos.

29 Dios los conocía antes de que el mundo fuera creado. Él decidió que fueran como su Hijo y quería que el Hijo fuera el mayor [a] de muchos hermanos. 30 Dios decidió que serían como su Hijo, por eso los eligió por adelantado y los aprobó dándoles su gloria. – Romanos 8:29-30 (PDT)

Entonces no dudamos que Dios nos apoya.  Las obras llevadas a cabo por Dios en tu vida sirven para comprobar este apoyo.  Es importante saber por qué el apoyo de Dios te anima tanto:  Dios te conocía antes de la creación del mundo; Dios te designó (predestinó) como hijo suyo; Dios te llamó; Dios te anuló las deudas creadas por tus pecados; y Dios te glorificó.  Dios obra en tu vida porque te quiero muchísimo.

El Apóstol Pablo luego hizo una pregunta retórica:   Debido a que Dios nos apoya tanto, nadie puede ser contra nosotros.  Según Pablo, no podemos describir a Dios de una manera negativa porque éste ha obrado extensivamente en nuestra vida.

Al reflexionar sobre lo que Dios nos ha hecho, sólo podemos concluir que sin duda, Dios nos apoya (como lo había dicho Pablo).  El Apóstol Pablo intenta animarnos con la Palabra de Dios y fortalecer la confianza que tenemos en Dios.  El amor y el apoyo de Dios puede animar a cualquier persona.  Igualmente, como esposa, tu apoyo y tu amor pueden animar y fortalecer a tu marido.

Recuerdos del Amor de Dios

Te acuerdas del  trasfondo histórico en que el Apóstol Pablo compuso las cartas que se encuentran en Romanos? Los Cristianos de Roma eran perseguidos y asesinados por las autoridades romanas.  El desánimo personal y una sensación de derrota plagaban a los sobrevivientes.  La sociedad romana los rechazó, y Pablo quería asegurarles que en medio de la tormenta, Dios todavía estaba.

Por graves que fueran las derrotas de los Cristianos, Dios los apoyaba y los quería.  Los guiaba otra vez hacia la Palabra de Dios.  Era un mensaje muy tranquilizante para ellos.

Dios te quiere y te apoya.  Hay que meditar sobre este mensaje todos los días. Debido a la gravedad de los problemas de los Cristianos Romanos, Pablo no aligeró su mensaje; lo fortaleció.

Pablo les recordó a los Cristianos todo lo que Dios les había hecho para que se fijaran en la obra extensiva de Dios en su vida (Romanos 8:29-31).  Y antes de concluir su carta, Pablo se lo recordó otra vez!

32 Dios mostró su favor hacia nosotros hasta tal punto que dio a su propio Hijo para que muriera por nosotros. Siendo así, ¿cómo no nos va a dar, junto con él, todo lo que tiene?

A Pablo no le bastó hablar sólo una vez del amor de Dios.  Pablo repite lo que había dicho empleando palabras diferentes para proyectar el mismo mensaje.  Por si acaso los Cristianos Romanos no entendieran profundamente lo que Dios les había hecho (referirte a las líneas subrayadas), Pablo exalta a Jesucristo para recordarlos que Dios los quería.

Este mensaje es de suma importancia para los que se encaran con problemas.  Este mensaje también se puede aplicar a nuestra vida.  Gracias a la Palabra de Dios, puedes recordarle a tu marido el amor de Dios tratándolo [a su marido] con un amor cementado en la Palabra de Dios.

Cómo Tratar a tu Marido

[Hablando con mi esposa] Querida esposa, tengo unas preguntas para ti.  Le has demonstrado a tu marido el amor que Dios les demostró a los Cristianos Romanos?  Se manifesta la Palabra de Dios a través del tratamiento que le das a tu marido?

 

Así que, traten a los demás como les gustaría que los trataran a ustedes. Ese es el verdadero significado de la ley y de la enseñanza de los profetas. – Mateo 7:12 (PDT)

Y el segundo es: “Ama a tu semejante como te amas a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos. – Marcos 12:31 (PDT)

Traten a los demás como les gustaría que los trataran a ustedes. – Lucas 6:31 (PDT)

Aunque varias personas no lo admiten, todo el mundo quiere que alguien lo quiera.  Pablo lo sabía.  Por eso, tomó medidas extensivas para recordarles a los Cristianos perseguidos la Palabra de Dios.  Quería asegurarles de que pase lo que pase, Dios siempre andaría con ellos.

Amor mío, necesito tu amor

Amor mío, necesito tu amor

Aunque no estás aquí

Siempre oigo tu voz

Cada día, cada noche

Quiero estar contigo

Porque me siento muy solo

Amor mío, necesito tu amor

Amor mío, necesito tu amor

Se dice que sería yo débil

Si necesitara tu amor.

Pero “ser débil” vale la pena

Porque puedo tenerte a mi lado

Y dejar de sentirme solo toda la noche

Amor mío, necesito tu amor

Amor mío, necesito tu amor

– Canción por Four Tops

Todas las esposas deben proyectarle a su marido este mensaje tan importante.  Hay maridos que no le dicen directamente a su esposa que necesitan su amor.  Pero la verdad es que sí lo necesitan.  Si tu marido no recibe tu amor, esta “falta de amor” lo tentará a buscar el amor en otros sitios (el trabajo, los pasatiempos, otras mujeres).

El marido que recurre al trabajo, a los pasatiempos, o a otras mujeres para buscar amor es culpable ante Dios.  Sin embargo, la esposa no debe hacer complicarse la situación negándose a demostrarle amor a su marido.

Querer a tu Marido

Aunque desobedeces a Dios, Dios nunca deja de quererte (Romanos 5:8).  Dios siempre te quiere, aun cuando no mereces su amor.  Éste es el maravilloso amor incondicional de Dios.  Como esposa, le muestras un amor incondicional a tu marido?

De vez en cuando el comportamiento de tu marido te irritará.  Estos momentos van a poner a prueba los principios bíblicos manifestados en el amor que le demuestras a tu marido.  La esposa que quiere a su marido de una manera incondicional le demostrará amor a su marido aunque éste no lo merezca.

¿Cómo le demuestras amor a tu marido? ¿Sabe tu marido que lo apoyas? ¿Puede asegurarse completamente tu marido de que le mostrarás un amor incondicional?  Para mí, al enterarme de que tanto Dios como mi esposa me quieren, puedo enfrentar la sociedad seglar.

No es bueno que me quede solo.  Por eso, necesito tanto el amor de Dios como el de mi esposa.  Tengo responsabilidades ante Dios y ante mi esposa.  Sin embargo, Dios y Lucia (mi esposa) también desempeñan papeles vitals en mi vida—Dios es mi Padre y Lucia es mi apasionada y cariñosa ayudante.

A las esposas les resulta fácil decir que apoyan a su marido.  ¿Pero cómo se puede apoyar a su marido?  Acuérdate de lo que les dijo Pablo a los Cristianos Romanos.  Pablo les reveló por completo el amor de Dios señalando las numerosas maneras en que Dios los apoyaba.

Pablo los recordó que se fijaran en todo lo que Dios les había hecho (referirte a las lineas subrayadas) y les dijo que meditaran sobre la profundidad del amor que Dios les demostró.

Por querernos tanto, Dios mandó a su primogénito Jesucristo para redentarnos.  Jesucristo estableció un vínculo muy fuerte entre nosotros y Dios.  Además, Dios nunca dejará de querernos.

33 ¿Quién podrá acusar al pueblo que Dios ha elegido? Dios es el que nos aprueba. 34 ¿Quién va a condenarnos? Cristo fue quien murió por nosotros y además resucitó. Ahora Cristo está sentado a la derecha de Dios y está rogando por nosotros. 35 ¿Podrá algo separarnos del amor de Cristo? Ni las dificultades, ni los problemas, ni las persecuciones, ni el hambre, ni la desnudez, ni el peligro ni tampoco la muerte. 36 Así está escrito:

«Por ti estamos siempre en peligro de muerte,
nos tratan como si fuéramos ovejas que van al matadero». 

37 Más bien, en todo esto salimos más que victoriosos por medio de Dios quien nos amó. 38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo presente, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, 39 ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo. – Romanos 8:33-39 (PDT)

¿Tiene tu marido tanta confianza en tu amor?  ¿Te ha impactado tanto la Palabra de Dios, que te resuelves a demostrarle el amor incondicional de Dios al marido que Dios te dio hasta que Dios te lleve al Cielo?

Las dos experiencias más significativas de la vida del hombre son (1) tener el favor de Dios manteniendo con éste una relación fuerte y (2) recibir el amor incondicional de su esposa.  Para la esposa, una de las mejores maneras de aplicar la Palabra de Dios a la vida diaria es demostrarle a su marido un amor y un apoyo enraizados en el carácter de Dios.

20 Preguntas para Promover el Papel Desempeñado por la Palabra de Dios en tu Matrimonio

El Apóstol Pablo no sólo nos dice que Dios nos quiere, sino que también nos muestra exactamente cómo nos quiere.  Teniendo en cuenta eso, tengo aquí unas preguntas que te ayudan a determinar lo que puedes hacer para construir un matrimonio que refleje la Palabra de Dios.

  1. ¿Te has dado cuenta del poder que tienes sobre su marido (en cuanto al amor, el apoyo, y tal)?
  2. ¿Quieres a tu marido?
  3. ¿Respetas a tu marido”
  4. ¿Estás lista para perdonar a su marido con rapidez y de buena gana?
  5. ¿Estás lista para pedirle perdón a su marido con rapidez y de buena gana?
  6. ¿Defieres al juicio de tu marido antes de tomar decisiones? Esto lo ayuda a ser un mejor líder.
  7. ¿Cuál es la primera palabra que entra en tu miente al pensar de tu marido?  Es sinónimo de “amor” esa palabra?
  8. ¿Por la mayor parte, eres una persona que se queja de todo, o eres una persona que anima a los demás?
  9. ¿Al hablar con los demás de tu marido, hablas de una manera negativa?  Si contestas “sí,” ¿se ha dado cuenta de eso tu marido?
  10. ¿Cómo describen otras personas el amor y el apoyo que le demuestras a tu marido?
  11. ¿Vas a pedirles a otras personas (quienes te diran la verdad) que describan su comportamiento hacia tu marido?
  12. ¿Le demuestras activamente un amor incondicional a tu marido aunque éste no lo merezca?
  13. ¿Te niegas a demostrarle amor a tu marido hasta que éste se cambie la vida para cumplir con tus expectaciones?  Acuérdate de esto: Dios no espera hasta que te cambies la vida para demostrarte amor.  Por corrupto que sea tu vida, Dios no deja de quererte.
  14. ¿Si tu marido no cumple con tus expectaciones, lo castigas?  ¿Cómo lo castigas? ¿Negarte a hablar con él? ¿Enojarte? ¿Negarte a tener sexo?
  15. Según la Biblia, las esposas deben someterse a los maridos.  Pero todavía puedes reforzar la vida espiritual de tu marido viviendo una vida dedicada a Dios.  ¿Has vivido este tipo de vida ante tu marido?
  16. ¿Ha tenido envidia o codicia tu marido a causa de tu comportamiento?  Si contestas “sí,”¿por qué le causa envidia/codicia tu comportamiento?
  17. ¿Vas a apuntar tus respuestas a estas preguntas y [si es necesario] resolverte a arrepentirte?
  18. ¿Vas a darle las gracias a Dios si éste hace salir a la luz las actitudes/comportamientos pecaminosos de tu matrimonio?
  19. ¿Vas a hablar con tu marido de los asuntos de la pregunta 18?
  20. ¿Vas a pedirle a tu marido que describa (con ejemplos específicos) el amor y el apoyo que le has demostrado?

Así que sean imitadores de Dios, pues ustedes son sus hijos amados. – Efesios 5:1 (PDT)

18 Entonces el SEÑOR Dios dijo: «No le hace bien al hombre estar solo, haré a un ser capaz de ayudarlo y que sea como él». – Génesis 2:18 (PDT)

8 En cambio, Dios nos demostró su amor en que Cristo murió por nosotros aun cuando éramos pecadores. – Romanos 5:8 (PDT)

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Filed Under:
Tagged: