Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

¿Quién Paga por el Pecado de Su Cónyuge?

Who pays for your wife's sins NS

Los cristianos entienden el punto del Evangelio: Cristo pagó por nuestros pecados. La profundidad del Evangelio se resume en esas cinco palabras. Cuando Adán escogió alejarse de Dios en el jardín por creer una mentira, Dios instituyó un plan para redimir a Adán y a su raza caída.

Con el fin de hacer que hubiese un pago por el pecado. El pecado no podía quedar impune. Incluso el mundo lo entiende. Cuando hubo una masacre horrible en Arizona, donde seis personas fueron asesinadas sin piedad, el Presidente Obama hizo un apasionado discurso sobre la forma en que estos asesinatos no queden impunes.

Y tiene razón. ¿Qué clase de mundo sería si no existiera la justicia? Como usted sabe, la justicia en nuestro mundo es inconsistente en el mejor de los casos. Afortunadamente, la esperanza para el cristiano no está en la justicia de este mundo. Servimos a un Dios que es el Juez y Él exige justicia por el pecado. Imagine a un Dios que no demande justicia.

Aquí Vienen los Juzgados

La justicia de Dios es sólo el principio de la buena noticia para nosotros. Sí, el pecado requiere un castigo y todos los pecados serán castigados. Sin embargo, en la sabiduría infinita del Padre, él decidió hacer un camino para que tú y yo (suponiendo que usted es un cristiano) no seamos castigados por nuestros pecados.

De tal manera amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito y cualquiera que cree en el Hijo no recibirá el castigo por el pecado que él / ella con justicia merecen ( Juan 3:16 ). Sin embargo, para alguien que no acepta el evangelio, él / ella será castigado por su / su pecado ( Juan 3:36 ). Todos los pecados serán castigados. Ya sea que Cristo Jesús, sea castigado por usted o usted sea castigado eternamente por su pecado. Es su elección.

¿Quién Paga por el Pecado de su Cónyuge?

Supongamos que mi esposa Lucía peca y me enfado con ella como una respuesta a su pecado. En tal caso, lo cual lamentablemente es lo que pasa en nuestra casa de vez en cuando, yo sería su castigo por su pecado. Estaría actuando como “Dios” por la demanda de justicia, a la vez descartando por completo el Evangelio.

Cristo llevó la ira del Padre, murió y resucitó de la tumba con el fin de lograr la salvación para cualquier persona que auténticamente cree esta historia. Por suerte, Lucía fue regenerada por la gracia de Dios hace muchos años. Sus pecados, pasados, presentes y futuros se han pagado por causa del Evangelio.

Cuando yo respondo con ira a su pecado, estoy haciendo que ella haga lo que Cristo nunca lo haría. Yo la estoy castigando.

¿Sacrificio o Castigo?

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra” (Efesios 5:25-26).

Cristo no me hizo pagar por mis pecados. Él se sacrificó por mi pecado al dar su vida por mí. Si verdaderamente entiendo el Evangelio en el momento del pecado de mi esposa, mi respuesta sería un sacrificio motivado por el Evangelio en lugar de un castigo egoísta.

Por lo tanto, en lugar de elegir la ira (castigo) como una respuesta a su pecado, tengo que elegir una actitud de perdón (sacrificio) cuando peca contra mí. Con demasiada frecuencia, elijo la ira y cuando lo hago, distorsiona nuestra relación. En lugar de servir a mi mujer, ayudándola a llegar a Cristo, donde se puede perdonar, yo distorsiono la situación pecando en respuesta a su pecado.

Me convierto en el juez y, por tanto, me siento justificado para hacerle pagar por su pecado. Se trata de una mutilación del Evangelio. Se burla de la muerte de Cristo. Estoy diciendo en esencia: “No me importa que hayas muerto su pecado. Ella ha pecado contra mí, y yo voy a eludir lo que Tú hiciste en la cruz, haciéndola pagar ahora mismo. El pecado exige un castigo y creo que sería mejor si ella recibiese mi castigo en lugar de permitirle experimentar el poder de la limpieza del Evangelio. Sí, Tú fuiste molido por sus maldades, pero ahora siento la necesidad de que ella tenga moretones por sus iniquidades.”

Sin embargo, cuando estoy prácticamente aplicando el Evangelio en el momento de su pecado, estoy viviendo las enseñanzas de Pablo en Efesios 5:25-26. Nuestra relación no se ve distorsionada por mi pecado, mientras mi esposa se está santificando, purificando, y lavada por la Palabra de Dios. Más que me obligar la santificación a través del miedo y la intimidación, ella experimenta la libertad, el favor, y el poder de la cruz en su vida donde la limpieza real sucede.

Mi meta es que mi esposa camine en santidad. Sin embargo, cuando la castigo en vez de perdonarla por su pecado, estoy haciendo más difícil para ella el llevar a cabo la misma cosa que yo más deseo para ella.

¿Castiga Usted a Su Cónyuge?

Es hora de poner el cristianismo a prueba: Cuando su cónyuge peca contra usted, ¿la castiga o se sacrifica? Vamos a suponer que usted ha descubierto la adicción a la pornografía de su marido. Es real el Evangelio en ese momento? Que es lo que gobierna en su corazón cuando peca: un deseo de castigar o el deseo de ayudarle a llegar a Cristo, donde él pueda ser perdonado y cambiado.

Cuando su cónyuge le decepciona por enésima vez, ¿cuál es el motivo principal de su corazón? ¿Puede usted descansar en Dios, el Juez, o está obligado a ser juez de su cónyuge?

Cuando usted peca… otra vez… ¿estás tentado a castigarse a través de un moralismo riguroso, o se apropia del perdón que liberador que se encuentra en la obra de Cristo en la cruz?

Si nuestro evangelio significa algo, entonces debe ser real en el momento de nuestro pecado, ya sea el suyo o el mío. De lo contrario, no hay un propósito redentor de Su sacrificio.

¿Quién paga por el pecado de su cónyuge –usted o Cristo?

Filed Under:
Tagged: