Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

No vistes Wal-Mart en la secundaria: el clásico temor del hombre

Hace algunos años estaba aconsejando a un adolescente que me dijo: “Sr. Thomas, uno no viste Wal-Mart en la secundaria”.  ¡Fue genial! A su simple manera, articuló lo que cada humano del planeta siente. Él está inseguro.

La categoría bíblica para esto se llama temor del hombre. Puedes encontrar el texto en [Proverbios 29:25:] Proverbs 29:25 El temor del hombre pondrá lazo; mas el que confía en el Señor será exaltado.  Presten atención al paralelismo hebreo:

  • Temor – confía
  • Hombre – Señor
  • Lazo – exaltado

El temor es la causa, y el lazo es el resultado final. La confianza (léase: fe) es la solución y la exaltación su resultado. Mi amigo adolescente no decidió confiar, sino temer  quedando así atado a la opinión del hombre. Por supuesto que para él el término “hombre” se refería a todos los chicos de la secundaria a quienes le daba el poder de aceptarlo o rechazarlo.

Estaba empujado por un ansia de aceptación y/o simultáneamente por el temor al rechazo. Ese miedo era tan grande que lo controlaba, justamente en la ropa que vestía o no vestía. La pandilla de su escuela tenía el poder. My amiguito adolescente estaba controlado, controlado por la opinión del grupo. Él estaba atado. Era como una marioneta manejada por cuerdas. Le podían enseñar un pulgar hacia arriba o hacia abajo. Se podían realizar sus deseos de aceptación, aprobación, trascendencia y respeto o su temor al rechazo podía volverse realidad.

¡Oh, ser genial! ¿Seré querido por alguien?

Una posible definición para “inseguridad” sería: poner tu fe, confianza, esperanza y creencias en algo que te puede ser quitado.

Una posible definición de “seguridad” sería: poner tu fe, confianza, esperanza y creencias en algo que no te puede ser quitado.

Desafortunadamente mi amigo puso su fe en algo que le podían quitar: en la opinión de sus compañeros. Él sabía que la opinión de los demás lo condicionaba. También que ésta podía cambiar de un día para el otro o de una temporada a la siguiente, entonces vigilaba la situación de cerca para asegurarse de ser aceptado por sus controladores amigos.

Lo irónico de este caso es que su grupo no tenía idea de lo inseguro que él era o de la retorcida percepción que tenía de ellos.

Aquí hay algunas preguntas que le hice a mi amigo:

  • ¿Qué hay de malo con Dios?
  • ¿Cuál es tu problema con Dios?
  • ¿Estás enojado con Dios?
  • ¿Le temes a Dios?
  • ¿Por qué te preocupa más la opinión del hombre que Dios?
  • ¿Por qué estás tan preocupado por la aprobación de los demás si ya has sido aceptado en Cristo?

Una persona insegura necesita volver al Evangelio y pensar con más seriedad sobre las implicaciones de la cruz. Existe alguna razón por la cual se niega a Dios y quiero saber cuál es. El que confía en el Señor será exaltado, pero él rechazaba a Dios por alguna razón.

Como diría [Ed Welch] Ed Welch, “Aquí tenemos  un Samson moderno. La fortaleza de Samson estaba en su cabello”. La fortaleza de mi amigo estaba en su remera. Si le quitas su esplendida remera de marca o le das una de Wal-Mart, se derretirá como la manteca en un día caluroso.

Asegúrate de leer la historia de Carey sobre como perdió su familia mientras buscaba trascender:

Filed Under:
Tagged: