Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

¿Maridos, están siendo más cálidos?

Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia.  Efesios 5:29

¿Has jugado alguna vez el juego de las escondidas en que tú escondías algo de tus amigos y su trabajo era encontrarlo?  Nosotros jugábamos ese juego siendo niños.  Yo escondía algo, por ejemplo, y mis hermanos y amigos debían buscar lo que escondí.

Si se acercaban al objeto, yo decía, “tibio”, si se acercaban más “más tibio”, y cuando estaban encima, “caliente”.  Por supuesto si se alejaban del objeto, yo decía “frío”, lo cual era la pista para avisarles que se estaban alejando.

¿Qué dirección estás tomando?

Estuve pensando en esto recientemente durante una sesión de consejería mientras ilustraba lo que Pablo dijo en Efesios 5:29.  Pablo estaba aconsejando a los Efesios a cobijar a sus esposas.  La palabra  cuidar  literalmente significa “cobijar”.  Pablo estaba enseñando que un esposo bíblico y centrado en Dios, es aquel que “sustenta (nutre) y cuida (cobija)” a su esposa.

Para ilustrar mi punto al esposo que estaba aconsejando,  hice una distinción entre “tibio y frío” anotando ciertas actitudes y acciones que un esposo podría utilizar tanto para cobijar a su esposa como para empujarla hacia el frío, por decirlo así.  Estas son las palabras alternativas que compartí con este esposo, más algunas otras que he pensado desde entonces:

(Hay un ícono verde al final de esta página donde puedes imprimir este artículo y encerrar las actitudes y acciones que mejor representan lo que piensas y cómo tratas a tu esposa).

Qué significa cobijar a tu esposa

GentilezaAmabilidadRomanceAfectoAprecioServicioHonra
HumildadPerdónRespetoAceptaciónDiscipuladoProvisiónConfesión
ConversaciónEdificaciónSacrificioModeloLiderazgoAmorCuidado
TransparenciaEstimaCruz céntricoAgradableConfiableHonorableAlentador
GozosoLleno de graciaAmistosoMaduroDivertidoPacienteApasionado

¿Cómo te fue?  ¿Eres cálido y estás siendo más cálido  o eres frío y estás siendo más frío?  Hay algunos que exclamarán, “pero es que tú no conoces a mi esposa.  Si vivieras con ella, tampoco pasarías bien esta prueba.”  Te escucho.  Así que ¿estás diciendo que tienes derecho a no querer ni cobijar a tu esposa porque no merece tu amor?  O, por decirlo de otra manera, si ella se comportara de una manera más aceptable, estarías más inclinado a amarla de la forma que Pablo sugiere?  ¿Correcto?

Print Friendly, PDF & Email
Filed Under:
Tagged: