Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

Llenando la insaciable copa de amor

Lo que crees o quién crees que necesites te va a controlar.

  • Si crees que necesitas amor, entonces esa creencia determinará el tipo y la madurez de las relaciones que buscas mantener.
  • Si crees que necesitas aceptación, entonces serás controlado por la aprobación o desaprobación de los demás.
  • Si crees que necesitas respeto, esta aparente “necesidad” que tanto anhelas puede controlarte al punto de que fractures relaciones que no satisfagan esta necesidad.

Otro término, que es más bíblico, para estas aparentes “necesidades” se llama adoración. La adoración es el término bíblico para nuestros anhelos y es lo que toma lugar en el centro causativo o al nivel del corazón de todas las personas. Somos motivados por lo que adoramos, verdaderamente, hemos nacido adoradores. La pregunta que nunca preguntamos en consejería es: “¿estás adorando?” Hemos sido hechos por nuestro Creador para adorar, eso está claro. La pregunta que siempre se debe preguntar es: “¿qué estás adorando?”

En las tres ilustraciones anteriores, estos individuos tienen una estructura de adoración que los motiva a buscar a aquellos que satisfacen sus definidas y aparentes necesidades de amor, aceptación o respeto. El problema de este tipo de teología centrada en sí mismo es que niega los dos grandes mandamientos de amar a Dios y amar a los demás de manera suprema. Ver Mateo 22:36-40

Si mis necesidades más profunda dependen de llenar mi copa de amor, aceptación y/o respeto, entonces no puedo cumplir lo que Dios me está llamando a hacer: amarlo a Él y a los demás. Este tipo de amor por uno mismo lleva al individualismo y una total inhabilidad de glorificar al Salvador.

Filed Under:
Tagged: