Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

Leccion 3

El mundo que habitamos es injusto y corrupto.  Este mundo no puede cuidarte, pero sí puede destruirte.  Si has sido víctima de la violencia intrafamiliar, asegúrate de esto: a menos que la gracia de Dios les transforme la vida a los padres, ningún niño vivirá una niñez libre de abuso.

Ya que vivimos en un mundo corrupto, Dios manda a su primogénito (Jesucristo) para redentar a los seres humanos y vencer a lo malo.  La crucifixión de Cristo nos perdonó los pecados y anuló la deuda creada por nuestros pecados.

Quizás tus padres no han demostrado ningún interés en tu vida.  Quizás no han hecho mucho para instruirte, guiarte, y apoyar tu desarrollo como Cristiano.  Me encontré en esta situación como adolescente.  Mis padres no me cuidaron bien y nunca me dirigieron hacia Cristo—la única Persona que podía cambiarme la vida.  Tuve que buscar a Cristo solo.

Al cumplir los veinticinco años, viví la experiencia más significativa de mi vida: me sometí a mi Salvador.  Aunque no hice nada para merecer la vida eterna, Dios me la dio porque me quería tanto.  Entónces recibir la vida eterna no fue logro mío; fue una obra de Dios mismo.

Si quieres que alguien te cuide, no te basta contar con tus padres o con el mundo.  Sométete a la voluntad de Dios para que éste lleve a cabo sus promesas divinas en tu vida.  Acuérdate de que el único Padre que te puede cuidar perfecta y completamente es Dios.

Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. – Juan 3:16 (PDT)

Todos pecaron y por eso no pueden participar de la gloria de Dios. – Romanos 3:23 (PDT)

El pecado da como pago la muerte, pero Dios da como regalo la vida eterna en unión con nuestro Señor Jesucristo. – Romanos 6:23 (PDT)

En cambio, Dios nos demostró su amor en que Cristo murió por nosotros aun cuando éramos pecadores. – Romanos 5:8 (PDT)

Yo pregunto nuevamente: «¿El pueblo de Israel no entendió?» Claro que entendió. Primero, Moisés dijo de parte de Dios:

«Haré que ustedes sientan celos de gente que no es en realidad una nación.
Usaré una nación ignorante para que les dé ira a ustedes». – Romanos 10:19 (PDT)

Porque “Todos los que confíen en el Señor serán salvos.” – Romanos 10:13 (PDT)

 

Filed Under:
Tagged: