Our Faithful Supporting Community Provides This Site For You

Conectando el Evangelio al Perfeccionismo

El perfeccionismo es la respuesta motivada por el temor de la personas que no se sienten confortables con quienes son. Ellas se dan cuenta de que algo está mal con ellas. Estas personas perciben su propia “incomodidad interna”. No se hallan confortables en su propia piel. En lugar de ir a Dios para reparar lo que está mal, encuentran la solución en una actitud de “hágalo usted mismo”.

Su camino a la plenitud es a través de una mentalidad orientada a la performance, al perfeccionismo. Lo cual es locura espiritual, la mente enloqueció. El perfeccionismo no sólo es insostenible, sino también ilógico. Y es una negación descarada del Evangelio. El Evangelio dice,

Eres un ser caído. Estás roto. Eres imperfecto. Necesitas ser reparado y no te puedes reparar a ti mismo, así que deja de intentarlo. Debes dejar de confiar en ti mismo y confiar en mí (Cristo).

En lugar de confiar en el plan perfecto de Dios a través de la Persona perfecta con el fin de transformar lo que está roto, el perfeccionista es un “anti-creyente”. Y ha caído en la mentira que Satanás hizo a Adán en el Jardín del Edén,

“sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.“ Génesis 3:5 (RV60)

El perfeccionista es una persona auto-expiadora, absorbida en sí misma, que intenta hacer lo que sólo Dios puede hacer: perdonar pecados. Su pseudo expiación viene a través de su pseudo perfección o su pseudo performance. En lugar de confiar en la perfecta obra de Cristo (el Evangelio), elabora su propio plan de salvación. Las palabras de David en el Salmo 32 no han afectado a la persona al punto de poder ser liberado de sus obras de justicia.

“Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay engaño. Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; Se volvió mi verdor en sequedades de verano” Salmo 32:1-2

Existe descanso físico y espiritual para la gente de Dios. Se encuentra en Cristo, a través de su obra perfecta en la cruz. El ser humano atrapado en una vida basada en su propia performance no sólo no va a poder obtener las metas de su perfección sino que su vida va a continuar hacia la dirección opuesta. Y, como David, su obstinación espiritual va a afectarlo físicamente.

David encontró el descanso cuando reconoció su imperfección. Pero cuando inicialmente intentó cubrir aquello que estaba obviamente dañado en su vida, no sólo sufrió espiritualmente, sino que también comenzó a deteriorarse físicamente. Es muy duro para la persona manejada por su performance admitir su error. Es contra-intuitivo a su visión del mundo. Su vida ha sido formada de tal manera que la aceptación por parte demás depende de su conducta. Decir, ‘he pecado” es el peor escenario posible para alguien que desarrolla una pretensión de superioridad moral. Pero es el único camino verdadero hacia la libertad.

Deja que la Cruz de Cristo te exponga

Pero cuando me paro a los pies de la Cruz , y soy visto por los demás bajo la luz de esa Cruz, quedo inconfortablemente expuesto delante de sus ojos. De hecho, el más humillante chisme sobre mí que pudiera ser susurrado al oído, resuena desde la colina del Gólgota; y mi reputación de superioridad moral es convertida en ruinas en el despertar de las revelaciones.Milton Vincent (The Gospel Primer)

Si te basas en tu conducta, te suplico que admitas conmigo lo que el Evangelio declara. Tu y yo somos pecadores de la peor especie, y no existe nada que podamos hacer para arreglar este problema fuera del Evangelio. Busca ayuda. Pídele a alguien que te ayude no sólo a entender el Evangelio, sino a aplicarlo en una forma específica y práctica a tu vida.

Preguntas de reflexión para Perfeccionistas

  1. ¿Qué es aquello en relación a Dios con lo que luchas, al punto de no ser capaz de confiar en El?. ¿Por qué es este problema con Dios tan grande que te encuentras apoyándote en tu propia buena performance para arreglar aquello que está mal contigo?
  2. ¿Cómo ha afectado a tus relaciones esta búsqueda de perfección?. Tu deseo de perfección, ¿ha dificultado a tus amigos a traer honestas correcciones a tu vida?
  3. ¿Cuáles son las tentaciones que enfrento con el fin de mantener a mi “perfecta persona?
  4. ¿Soy tentado a mentir, culpar, criticar, justificar o racionalizar mi pecado con el fin de engañar a mi conciencia con la idea de que soy mejor de lo que realmente soy?
Print Friendly, PDF & Email
Filed Under:
Tagged: