Get Our 2020 Fall Campaign Flyer

Amar a tu esposa como Dios te ama a ti

Jamás un consejero me preguntó “¿Rick, puedes enseñarme cómo amar a mi pareja de acuerdo a su lenguaje del amor?” Así no se maneja la gente a quien oriento. Sus preguntas son del tipo “Mi pareja no sabe cómo hablar mi lenguaje del amor. ¿Cómo puedo hacer para que satisfaga mis necesidades?

Esto se debe a que la mayoría de la gente que está enamorada de los lenguajes del amor no entiende el Evangelio. En el Evangelio, no se habla de lo que se puede tener, sino de lo que se puede dar. El Evangelio tiene un propósito unidireccional: transformar a los demás por completo con su poder.

Imagina a Cristo diciéndole a su Padre: “Estas personas no hablan mi lenguaje del amor”. ¿No es esto ridículo? ¡Es demencial! Si Cristo fuera “un hablante del lenguaje del amor” estaría en peligro de ser maltratado. A pocas personas les han lanzado tantas piedras como al Salvador. Nadie fue tan despreciado, desechado o  asediado por el dolor como nuestro Señor. [(Isaías 53:3)]

Supongo que él podría suplicar y decir: “Padre, perdónalos, no hablan mi lenguaje del amor”. Luego podría abrir una imprenta, mostrar una inspiración inusitada acerca de estos lenguajes, distribuir los libros y provocar el arrepentimiento de la gente, quien diría: “¡Oh, por Dios! Ahora entendemos. Ya sabemos porque lo arruinamos. Querías ser adorado todo este tiempo. Castíganos… es nuestra culpa. Te adoramos”

No, así no es como sucedieron los hechos. El Salvador vino a la tierra con planes totalmente diferentes. No se trataba de lo que Él podía conseguir. Su propósito era salvar nuestras vidas. Lo logró al entregar la suya para ser ejecutado en la brutalidad de la cruz por su Padre. En el Salvador del mundo había una increíble falta de egoísmo. [(Filipenses 2:5-11)]

Cristo obtendrá lo que quiere

Es cierto que Cristo será adorado. Es cierto también que lo amaremos por el resto de la eternidad. Pero enfoquémonos en cómo nos hizo reverenciarlo: aunque su motivo principal para venir a la tierra no fue ser exaltado, lo veneramos a causa de su heroico sacrificio. Murió para restituirnos a él. Cristo nunca piensa en las ventajas que puede obtener de una situación. No vino para ser servido, sino para servir.

Aquí es donde veo un desentendimiento y mal uso de la noción de los lenguajes del amor. Veamos como pensaba Pablo acerca del amor en el contexto del matrimonio:

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada. [Efesios 5:25-27 (ESV)]

El marido que no entiende el Evangelio espera que su esposa lo ame de acuerdo al lenguaje del amor que él habla. Tristemente, no ha modelado la vida de Cristo en su esposa. A fin de cuentas, quiere ser amado antes de sacrificarse. Esto es lo que usualmente pasa en la orientación. Él se concentra en lo que ella hace y tiene que hacer en vez de pensar en su rol como jefe del matrimonio. Así NO funciona el Evangelio en un matrimonio.

Enfocarse en uno mismo y especular que ventajas se pueden obtener deterioran la unión de los esposos. Cristo nunca esperaría que la gente lo ame, sin antes morir por ella. Si este fuera el caso, su muerte sería innecesaria. A causa de nuestra total incompetencia, él vino a sacrificarse.

Cristo nos amó hasta la muerte

La iglesia no genera el amor por Cristo, sino que responde a él. Podemos observar en el texto que Dios recibirá a una iglesia gloriosa y sagrada que está profundamente enamorada de él. Esto se debe a lo que hizo por nosotros en la cruz. ¿Esposo, estás más preocupado por que cumplan con tu cuota del lenguaje del amor, o por sacrificarte por tu pareja? Esta es la pregunta del millón que definirá tu matrimonio.

Tu trabajo consiste en confiar que Dios cumplirá tus deseos a través de tu esposa. No te preocupes por lo que te falta. Entrégate por completo a ella, como Cristo hizo con la iglesia. Protege a tu corazón de la tentación de amar para recibir algo a cambio. Esa actitud es peligrosa en cualquier matrimonio. Cristo nos amó hasta la muerte y lo hizo antes de que cualquiera de nosotros fuera convertido a él. Tu “mueres” por tu esposa y confías en que Dios hará honor a tu sacrificio, que está centrado y basado en el Evangelio.

No evalúes las respuestas tu cónyuge y condiciones tu amor por ella a raíz de esa apreciación. Me refiero a que no debes hacerle a tu pareja lo que Cristo nunca te haría. Cristo no te entrega semanalmente una planilla evaluativa y te ama acorde a tu desempeño. Si Cristo analizará nuestro afecto por él para amarnos, entonces todos fallaríamos rotundamente. Cristo no se fijó en nuestras fallas para determinar si nos amaría o no.

Cristo recibió el trabajo de sus manos

Por lo que hizo en la cruz, será amado por toda la eternidad. Le valió su vida, sin embargo, su amor era tan irresistible que nos motivó a amarlo y adorarlo por siempre. Esposo, tu deber es amar a tu pareja hasta la muerte y confiar en Dios que tu amor tendrá efecto en ella.

¿Hay algún mérito para los lenguajes del amor? Una pregunta mejor sería: ¿Por qué necesitas un libro que te aconseje lo que tienes que intentar en tu vida? ¿Qué le pasó a la forma clásica de comunicarnos? ¿Por qué no le preguntas cómo puedes servirle eficazmente? (una pregunta inspirada en el Evangelio) Pregúntale que le gusta y que no. ¿Es tan difícil hacerlo?

Preguntas para tener en cuenta

  1. ¿Cómo influye el Evangelio en la forma en que amas a tu esposa?
  2. ¿Evalúas a tu esposa en tu corazón y luego repartes tu amor según su desempeño?
  3. ¿Estarías a la altura de las circunstancias si Dios te amará de acuerdo a tu valor para ser amado?
  4. ¿Eres proclive a amar a tu pareja luego de que ésta haya cambiado, o antes?
  5. ¿Cuál está primero: (1) El amor que Cristo siente por ti, (2) un cambio en tu persona y el amor que Dios sentirá por ti? (Respuesta: Romanos 5:8)
Print Friendly, PDF & Email
Filed Under:
Tagged: